10 excusas que te impiden empezar hoy tu estrategia de Branding Personal

El branding personal es una carrera de fondo para conseguir el desarrollo personal

El desarrollo personal solo entiende de profesionales capacitados y motivados, con ganas de comerse el mundo ¿eres tú uno de ellos?

Construir tu branding personal hoy en día es casi un imperativo. Independientemente de cuál sea tu sector o tu situación laboral. Todos deberíamos tener definido quién somos, cuál es nuestra trayectoria profesional y, sobretodo, cuáles son las cualidades y habilidades que nos diferencian.

La actual situación económica ha provocado que grandes profesionales se encuentren sin una ocupación, lo cual les provoca inseguridad y desconcierto, con grandes dificultades para reubicarse. El gran problema es que los canales habituales ya no funcionan, es necesario cambiar el chip y desarrollar una actitud proactiva, con el fin de optar a un nuevo puesto e incluso, por qué no, crear uno propio, tomando el camino del emprendimiento.

A la hora de hacer este cambio tan trascendental, muchos son los frenos que te puedes encontrar. Más vale que los conozcas y no permitas que te impidan alcanzar tu objetivo:

  1. No tengo tiempo. El tiempo es ese bien tan preciado como escaso. No conozco a nadie que diga que le sobra. Tener tiempo o no para hacer algo es cuestión de actitud. También influye ser organizado y un abanderado de la productividad. Pero, sin lugar a dudas, querer es poder.
  2. No sirvo para esto. ¿Y para qué sirves entonces? Párate a pensarlo; estúdiate a ti mismo y descubre tus puntos fuertes. Marca tu objetivo en base a estos y trabaja para conseguirlo. Si visualizas tu meta y te marcas pequeños retos te será más fácil avanzar.
  3. No creo que sirva de mucho. Te has dado por vencido antes de empezar. Nadie dijo que fuera fácil, pero no por ello es imposible. Si no eres consciente de tu valía y de que realmente puedes conseguir aquello que te propongas, será imposible. Ánimo y no ceses en el empeño.
  4. No merece la pena esforzarse. Ten presente una cosa, tú eres tu principal enemigo. Tus inseguridades, tus miedos y tu falta de autoestima serán los lastres que te impidan mirar hacia adelante y querer mejorar día a día. ¿Estás dispuesto a luchar, o prefieres rendirte?
  5. No tengo experiencia. ¿Te has parado a pensar que eso puede ser una gran ventaja? Muchas empresas cazan a recién salidos de la universidad, porque no tienen “vicios adquiridos” y se pueden adaptar fácilmente a la filosofía y modo de trabajar de la empresa. Convierte este punto débil en tu gran ventaja competitiva.
  6. Soy muy mayor para eso. El desarrollo personal no entiende de edades, solo de profesionales capacitados y motivados, con ganas de comerse el mundo ¿eres tú uno de ellos?
  7. No hay nada de lo mío. ¿Y qué es “lo tuyo”? ¿Esperas que aparezca en tu buzón un contrato con tu nombre y apellidos, y unas fabulosas condiciones económicas? Despierta, eso no existe, al menos en el mundo real. Lo que tienes que hacer es sacar a relucir tus puntos fuertes, fijar un objetivo y a por él.
  8. No tengo dinero, ni para mejorar mi formación, montar un blog, o llevar a cabo mi proyecto. La falta de recursos económicos la puedes paliar con grandes dosis de esfuerzo, entusiasmo y dedicación. No debería haber una tarea más enriquecedora que trabajar en tu propio desarrollo personal. Ver día a día crecer tu proyecto, mejorar tus capacidades y reforzar la confianza en ti mismo ha de ser un estímulo más que suficiente para invertir en ti.
  9. No conozco a nadie, si sé de quién le pueda interesar contratarme. Descubrir e identificar a esas personas o contactos estratégicos que puedan abrirte puertas, o incluso apostar por ti también forma parte de tu trabajo. Pon en práctica la Teoría de los 6 grados y comprobarás por ti mismo que el mundo es un pañuelo.
  10. Nadie querrá contratarme. Probablemente, a no ser que tú le des argumentos para hacerlo. En eso debería consistir tu estrategia de branding personal, en tu capacidad para demostrar que estás suficientemente capacitado para ese puesto que deseas, y que nadie mejor que tú para desempeñar esas funciones.

Como ves, excusas hay miles, todo depende de que confíes en ti y realmente quieras mejorar tu situación. Todo depende de ti. Una vez más, querer es poder. ¿Qué otras excusas se te ocurren?

CarmenSanto

Consultora de Branding Personal y Reputación Online. Social Media Strategist at Webpositer, Content Creation at Puromarketing.com. Enganchada al Marketing online y todos sus derivados. Licenciada en Publicidad y Periodismo. 100% comunicación. CarmenSanto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

© Carmen Santo 2017. Tema creado por CPOThemes.