Cómo saber si estás preparado para iniciar tu proyecto de branding personal

Tu marca personal depende únicamente de ti. Estamos de acuerdo en que es la vía para mejorar tu status como profesional, y con ello tu empleabilidad, pero, antes de emprender tu viaje hacia la autopromoción, conviene que te contestes la siguiente pregunta ¿estás preparado?. 

branding-persona-estrategia-carmen-santo

No me refiero con esto a si es algo que te han recomendado que hagas, o si vas a tener tiempo para ello, sino si realmente tienes lo que hay que tener para comenzar a recorrer el largo y complejo camino que te llevará a posicionar tu marca propia como profesional.

Es bien cierto que desarrollar tu branding personal te ayudará a poner en valor tus actitudes y cualidades, y a destacar como opción preferente a la hora de ocupar un puesto de trabajo. Pero todo esto no va a ser posible si no te crees capaz de hacerlo, si realmente no crees en ti mismo, ni estás dispuesto a esforzarte por ser alguien.

branding-personal-carmen-santo-frases

Es importante que te pares a pensarlo a conciencia, y que si finalmente te decides, realmente te mantengas firme en tu propósito. Principalmente porque, si no te lo tomas en serio, si empiezas hoy y continúas mañana, pero pasado ya comienzas a buscar excusas para no buscar un hueco para ti mismo, y la semana siguiente ya ni te acuerdas de esto… solo conseguirás empeorar la situación.

Desarrollar una estrategia de branding personal es un trabajo diario, que requiere un esfuerzo constante. Si no eres consciente de la necesidad de seguir una trayectoria ascendente, para lo cual tienes que proyectarte día a día, únicamente cosecharás frustración e impotencia.

branding-personal-frases-carmen-santo

Tampoco vale eso de “ir empezando poco a poco, a ver qué tal”. De ninguna manera. La carrera hacia tu desarrollo profesional no puede dejarse a al azar, sino que ha de ser fruto de una estrategia debidamente planificada, cuyo objetivo sea el impulso que te haga avanzar a diario. Para que te hagas una idea de lo que te encontrarás y las duras pruebas a las que tendrás que enfrentarte, éstas son algunas de las premisas y condiciones que debes tener en cuenta:

Es un camino de no retorno. Una vez has echado a andar, no podrás retroceder. A cada paso que des dejas tu rastro, una huella que no se puede ni se debe borrar. De ahí la importancia de que midas tus pasos, y tengas claro cuál es tu meta.

Pero sí puedes detenerte a descansar y comprobar tus avances. Es incluso recomendable que marques en tu recorrido paradas intermedias, que te permitan retomar fuerzas, analizar si estás en el camino correcto y cosechar pequeños logros, al final de cada etapa. De este modo emprenderás de nuevo el camino con energías renovadas, o, en caso de haber errado en el intento, podrás reconducir tus pasos.

Elige un aliciente y todo será más fácil. Necesitas una motivación, ese estímulo que te impulse a salir adelante día a día. Pese a tu objetivo se resista, siempre habrá algo que te llevará a persistir, a seguir intentándolo y a continuar esforzándote por mejorar.

Busca apoyos. Serán como los patrocinadores de tu carrera. Esas figuras que confían en ti, saben de tus capacidades y no dudarán en recomendarte a la menor oportunidad. Uno de tus objetivos a corto plazo será el de conseguir que el trato de favor de estos referentes. Esto se consigue a base de networking, de aprovechar cada oportunidad para darte a conocer y mostrarte como alguien de confianza. Se trata de una mínima inversión de recursos cuyos resultados pueden ayudarte a avanzar mucho.

Tú eres tu mejor coach. Nadie te conoce mejor que tú, sabe cuáles son tus puntos débiles y en qué eres realmente bueno. Por ello, aprende a destacar tus valores y a combatir tus defectos. Prémiate con cada logro, cada pequeño éxito, y saca a relucir todo tu potencial.

Te tienes que crecer ante las adversidades. Problemas tendrás, y muchos. Conseguir tu pleno desarrollo personal no es un camino de rosas. Desde gente que no te escucha, hasta los que no terminan de confiar en ti, pasando por aquellos que disfrutarán poniéndote la zancadilla, u obstaculizándote el paso. Pero todos estos inconvenientes no conseguirán sino hacerte más fuerte. Te ayudarán a despertar un sexto sentido, que te permita identificar los riesgos y saber cómo evitarlos.

Aprender a controlar la imagen que proyectas. Es inevitable, todos nuestros actos comunican. Bien sea en el modo en que atiendes el teléfono, hasta tu estilo a la hora de escribir, tu forma de vestir o el que te retrases al acudir a una cita. Cada gesto, cada palabra, cada acción dice mucho de ti. Por ello conviene que cuides estos aspectos, con el fin de crear en los demás la imagen que deseas, o, al menos, que ésta no sea negativa.

Saber transmitir tu marca personal en cada una de tus acciones. Intenta que tu interlocutor no quede indiferente, que se quede con algo de ti. En definitiva, deja tu huella; marca esa diferencia entre tú y todos los demás. Intenta aportar algo más, destacar tus valores diferenciales y dar más de lo que esperan. Hay formas de pasar un presupuesto, responder a un mail, o afrontar un primer contacto. Crea tu estilo y haz que te recuerde.

Conocer lo que los demás opinan de ti. Antes hablábamos de que todo en nosotros comunica, nos vendría bien saber qué imagen transmitimos a los demás ¿no? Para ello, ármate de valor y decídete a preguntar. No se trata de que te lances a interrogar a diestro y siniestro, comenzando por tus clientes y acabando por el responsable de recursos humanos de la última empresa que te entrevistó. Mejor comienza por tu entorno más cercano, por gente de tu confianza. Pídeles que sean sinceros contigo y destaquen 3 cualidades y 3 defectos que aprecien en ti.

Estar dispuesto a aceptar las críticas. Nunca podrás ir hacia adelante si no eres capaz de admitir que no eres perfecto. Cierto, has trabajado mucho y te esfuerzas cada día por dar lo mejor de ti, pero en ocasiones eso no es suficiente. Por tanto, sé humilde y acoge las recomendaciones y críticas, siempre constructivas, que lleguen a tus oídos. Piensa que, solo cuando somos conscientes de nuestros errores, podremos enmendarlos y mejorar.

Dar siempre más de lo que los demás esperan. Si te ciñes a lo standard, a lo que todo el mundo hace, nunca conseguirás destacar. Ante un centenar de candidatos a una misma oferta de trabajo, todos en igualdad de condiciones, algo tendrás que hacer para dejar tu huella y generar interés hacia tu persona. Si en tu sector te dedicas a hacer lo mismo que el resto, siguiendo los mismos pasos y con el mismo tipo de servicio ¿por qué habrían de contratarte a ti? No lo dejes todo al azar, haz que suceda.

Enarbolar la humildad y sencillez en el trato por bandera. Nadie quiere hacer negocios con un engreído sabelotodo. Una cosa es que seas una eminencia en tu sector, y otra que te creas el único con poder para ejercer. Esta actitud únicamente te servirá para crear enemigos, y hacer huir a tus potenciales clientes o empleadores. Nadie quiere a su lado a alguien así.

Agradecer cada oportunidad, cada gesto en tu favor, cada aportación. Al igual que te encontrarás enemigos y detractores, también habrá quien te tienda una mano amiga, o se preste a ayudarte desinteresadamente. Esa persona se merece que le correspondas debidamente, que te muestres agradecido y le hagas partícipe de los avances obtenidos gracias a él. Esto además te servirá para estrechar lazos y ganarte sólidos apoyos, siempre necesarios para avanzar en tu camino.

Como ves, son muchas las tareas que debes realizar, muchos detalles a cuidar. Ten presente una cosa: no todo el mundo vale para esto. Pero sí es cierto que, si realmente te lo planteas e inicias esta andadura, no habrá quien te pare. Y ahora, ¿estás preparado para comenzar?

CarmenSanto

Consultora de Branding Personal y Reputación Online. Social Media Strategist at Webpositer, Content Creation at Puromarketing.com. Enganchada al Marketing online y todos sus derivados. Licenciada en Publicidad y Periodismo. 100% comunicación. CarmenSanto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

© Carmen Santo 2017. Tema creado por CPOThemes.